Apr
10

Consejos para la buena higiene bucal del gato

 

Igual que nosotros, los gatos también requieren de un cuidado para sus dientes. Y es que una falta de higiene dental en tu felino puede producir sarro, halitosis o inflamación de las encías, así como empeorar otras dolencias como la diabetes.  Por eso es importante cuidar bien los dientes de tu mascota.

Por supuesto, sabemos que para muchos dueños esta puede ser una tarea complicada, o hasta desconocida. Para cambiar esta explicación, desde Promiau queremos ofrecerte en este artículo toda la información para asegurar la buena higiene bucal del gato.

 

La clave de la buena higiene bucal: la alimentación

Es sabido que el tener una alimentación desequilibrada puede provocar múltiples enfermedades. Entre ellos, los conocidos problemas digestivos, la obesidad, la diabetes, etc. También tiene un efecto directo en la salud de la dentadura.Por lo tanto, hacer que nuestro gato siga una dieta equilibrada, acorde a su edad y tamaño, es el primer paso para asegurar que una higiene bucal óptima.

Del mismo modo, a través de su propia comida podemos favorecer el cuidado de sus dientes. Y es que muchas marcas han diseñado piensos que ayudan a disminuir la placa bacteriana y la formación del sarro. El mismo acto de masticar las bolas entre los dientes es una buena forma de que estos se limpien a diario. Por otro lado, también existen números snacks y golosinas especialmente diseñadas para mejorar la salud bucal del animal.

Al final del día, pero, la alimentación en sí no es suficiente para sustituir un cepillado periódico, pero es una buena forma de mantener a raya su dentadura.

 

Trucos para un correcto cepillado de los dientes de tu gato

Sabemos que el problema de muchos dueños a la hora de llevar a cabo esta tarea es que no se acabe convirtiendo en una lucha titánica, que curiosamente suele ganar el gato. A continuación, unos consejos:

1. Acostúmbralo desde gatito

Toda rutina se aprende mejor si comienza a practicarse de pequeño. Procura cepillar los dientes de tu gato desde los primeros meses. Será la mejor forma de que se acostumbre a ello a largo plazo.

2. Utiliza productos para gatos

Los dentífricos para humanos están diseñados para nuestro esmalte dental y pueden llegar a dañar los dientes de nuestros felinos. Por ello, debe evitarse su uso. Las pastas de dientes para animales, en cambio, no solo han sido creadas para ellos, sino que además suelen tener sabores y aromas a pollo y carne.

3. Crea un vínculo positivo con el cepillado

Aceptémoslo, cepillarle los dientes a un gato es, a primera instancia, un acto bastante intrusivo para el animal. Por eso es natural que se muestre desconfiado, ansioso o violento en el proceso. La forma de evitar que esta reacción no se vuelva rutinaria es convirtiendo este acto en algo positivo para él. Antes de empezar, juega un rato para distraerlo. Luego procede con cautela y mimo, tocando con cuidado su boca y no forzándolo si se muestra incómodo.

 

Con esta pequeña guía, esperamos que en la próxima limpieza dental sea todo un éxito.

Compartir: