Nov
06

¿Cuántos años puede llegar a vivir mi gato?

Por esa razón hay una gran diferencia entre la esperanza de vida de los gatos que frecuentan la calle y la de los que son más familiares. Los primeros suelen vivir durante un periodo mucho más reducido, entre 7 y 8 años; en cambio, los segundos viven una media de 13 años, aunque esta cifra puede aumentar.

 

Factores que incrementan la esperanza de vida en gatos

No está en nuestra mano, pero el factor genético también juega su papel para facilitar una longevidad más extensa en algunos gatos. Hay razas como la persa o la siamesa que gozan de medias de edad más largas, entre los 15 y los 20 años. Sin embargo, son muchos los casos en los que se dan las condiciones para que gatos de otras razas puedan alcanzar estas edades.

Más tiempo en el entorno doméstico puede significar que un gato tenga más posibilidades de vivir más años. Los hogares son entornos protegidos en los que, por norma general, el riesgo de infección de diferentes enfermedades es más reducido. A pesar de esto, tanto los gatos que no salen al exterior como los que lo hacen de forma esporádica, deben estar protegidos. Los antiparasitarios repelentes como el collar Seresto evitan las picaduras de insectos capaces de transmitir enfermedades. Además, la desparasitación interna le evitará al gato problemas gastrointestinales y complicaciones graves.

Una de las rutinas esenciales para garantizar la salud de nuestros mininos es visitar regularmente al veterinario. El control de las vacunas y las revisiones anuales asegurarán la salud de nuestros gatos, permitiendo una detección precoz de las enfermedades que puedan padecer.

 

Cuidados generales de los gatos

Además de la protección parasitaria y el control veterinario, hay rutinas que ayudarán a nuestros gatos a vivir una vida larga y plena, como una buena alimentación e hidratación durante todo el año. También es importante fijarse regularmente en el estado de los dientes y de las orejas; la higiene dental y el cuidado de los oídos irán en favor del bienestar del gato.

Compartir: