Feb
09

El síndrome del gato paracaidista

Se dice que el gato tiene 7 vidas porque siempre saben caer de pie, pero esto no es del todo cierto. En las clínicas veterinarias se recogen a diario casos de gatos que se han precipitado al vacío y han sufrido consecuencias graves.

¿Cómo caen los gatos?

El síndrome del gato paracaidista o volador es la caída de gatos domésticos desde diferentes alturas. Normalmente suelen ser caídas de unos 7 metros de altura, lo que equivale a un segundo piso. Los gatos siempre desafían a la lógica, y es que es más posible que el gato sufra lesiones si cae de un segundo piso que si cae desde un cuarto. Esto se debe a que, el sentido del equilibrio del gato le permite darse la vuelta durante la caída y extender su cuerpo para frenar y amortiguar el golpe. Pero a ciertas alturas no le da tiempo a poder hacer todo este proceso y es cuando el gato tiene una mala caída.

¿Les pasa a todos los gatos?

Normalmente suele suceder en gatos menores de dos años, que son más activos, y en gatos esterilizados, da igual si son machos o hembras. Pero, ¡no todos los gatos se caen! Aunque sí que a casi todos les gusta pasearse por las barandillas y asomarse por las ventanas y balcones.

¿Por qué se caen?

La curiosidad y su instinto de cazador son los culpables mayoritarios de las caídas de los gatos. Puede estar relajadamente tumbado en un balcón y que, al ver volar una pajarillo cerca, la curiosidad le lleve al precipicio, o pasearse por la barandilla y que una ráfaga de viento le haga perder el equilibrio. Lo que sí que sabemos es que los gatos son conscientes de la altura y no se tiran voluntariamente.

¿Qué debo hacer si mi gato se cae?

Normalmente cuando un gato se cae se queda muy asustado. Recógelo con mucho cuidado, ayudándote por una manta, y llévale de inmediato a un centro veterinario para que lo examinen. Es importante que, aunque el gato aparentemente este bien, el gato visite un centro veterinario para que puedan descartar lesiones internas.

Aunque después de todo el gato resulte ileso, la experiencia puede traumatizarlo y llevarlo a esconderse un par de días. Dale tiempo para recuperarse, no le fuerces.

¿Se pueden prevenir las caídas?

Los gatos al caer se asustan, pero no escarmientan. Así que, si no prevenimos las caídas, puede volver a suceder. La prevención en estos casos es básicamente evitar que el gato tenga la oportunidad de asomarse o precipitarse por el balcón o la ventana. Puedes proteger las ventanas con una red de seguridad, cerrar las ventanas cuando no estemos en casa, y mucha vigilancia. Cualquier descuido o distracción le pueden hacer caer.

Pero sobre todo, la prevención es ofrecerle al gato estímulos suficientes que despierten su curiosidad dentro del hogar sin peligro de precipitarse.

Compartir: