Aug
06

Los gatos en verano

Aunque los gatos son animales que viven felices dentro de casa durante toda su vida, aquellos que tienen la suerte de vivir en una casa con terraza o jardín, aprovechan estos meses de buen tiempo para salir al exterior y disfrutar de paseos en el césped, baños de sol o de arena, sesiones de cacería e incluso de relacionarse con los vecinos.

En un primer momento, podemos pensar que dejar el gato suelto por el jardín o en la terraza es un regalo para él, pero no debemos olvidar que también lo exponemos a unos riesgos que no existen o son menores dentro de casa.

Escapadas

Los gatos caseros, sobre todo si están esterilizados, no suelen andar nunca muy lejos de su hogar ya que por naturaleza son animales territoriales.

Aun así, algunos de los más atrevidos amplían sus límites día tras día en cuanto van cogiendo confianza con su entorno. Algunos gatos que no se movían del alféizar de la ventana se atreven a subir a los tejados o saltar la valla del jardín para explorar su entorno.

Si no controlamos sus movimientos y sus escapadas es posible que nuestro felino llegue a perderse o ser recogido por alguna persona que crea que se ha perdido o, incluso, sufrir un accidente.

Por este motivo, es muy importante que lo tengas identificado con microchip y lleve siempre una placa con tu número de teléfono en su collar, que debe ser seguro para que nunca se pueda quedar enganchado.

Si vives cerca de una carretera es imprescindible que lo vigiles porque incluso aquellos gatos acostumbrados a deambular por las calles pueden ser atropellados.

Cazar animales

La primavera llena nuestros jardines de animalillos silvestres y los balcones y terrazas de pájaros o lagartijas en busca de sol. Cuando se despierta el instinto de caza de un felino su concentración en su objeto de deseo es enorme. Ésta podría ser la causa inicial de algunas caídas desde lo alto de un balcón.

Por otro lado, en las zonas boscosas o con jardín debemos recordar que los roedores son portadores de algunas enfermedades que pueden contagiar a nuestros gatos e incluso a las personas, con lo que hay que tener especial cuidado a la afición de cazar ratas y ratones.

Parásitos externos

La exposición al exterior implica el riesgo de entrar en contacto con otros animales que pueden transmitirle pulgas o de acercarse a alguna zona infectada por garrapatas. En estos meses es imprescindible que protejas a tu gato con un antiparasitario externo con efecto repelente que evite que la garrapata ingiera sangre del animal, adecuado para evitar infestaciones por parásitos externos.

Parásitos internos

Aunque algunos parásitos internos proceden de las mismas pulgas, la ingestión de roedores o de hierbas “portadoras” de parásitos, puede originar una infestación por gusanos intestinales. Si hace tiempo que no desparasitas internamente tu felino, ahora es el momento oportuno.

Y recuerda, ¡síguenos en Facebook y Twitter si quieres estar al corriente de las últimas noticias relacionadas con nuestros amigos felinos!

Compartir: