Feb
22

¿Por qué los gatos castañean los dientes al ver un pájaro?

 

Tu gato se encuentra sentado frente a la ventana, parece intrigado, atento a lo que sucede fuera, observando a los pájaros e insectos que revolotean por el exterior. Su cola se mueve de lado a lado y de repente puedes escuchar un sonido, una especie de castañeo dental. Seguro que esta situación te resulta familiar y más de una vez te has preguntado de qué se trata y por qué sucede.

La explicación más plausible es que se trata de una respuesta fruto de la frustración por no poder atrapar a una presa tan cercana, pero a la vez lejana, que queda fuera de su alcance. Pero, ¿qué sucede cuando este ruido es emitido por el mismo gato al ver una mosca enfrente suyo? En este caso, las investigaciones indican que se trata de una respuesta a un sentimiento de excitación.

Diversas investigaciones apuntan que este castañeo dental puede ser consecuencia de un comportamiento instintivo. Es decir, puede responder a un acto reflejo anticipado de la caza, como práctica de lo que el gato haría una vez consiguiera atrapar a su presa. Se trata de un modo de exteriorizar su instinto cazador a pesar de su adaptación al entorno doméstico.

"Los felinos que observan una presa inalcanzable, como pájaros cercanos pero demasiado altos como que les merezca la pena, pueden echar hacia detrás los laterales de su boca y realizar un sonido irregular de castañeteo con sus dientes", explican los científicos John Bradshaw y Sarah Brown, autores de 'El comportamiento del Gato Doméstico' (Cabi, 2013).

 

¿Es tu gato capaz de imitar sonidos de otros animales?

A pesar de que todavía queda mucho por investigar en este campo, algunos expertos van más allá y señalan que tras diversos estudios se ha podido comprobar que los gatos, además de emitir este curioso y sorprendente sonido parecido a un castañeo en los dientes, son capaces de adaptarlo dependiendo del animal que tienen delante.

Señalan, por ejemplo, que los gatos podrían ser capaces de asemejar el sonido de una paloma o jilguero con el objetivo de despistar a su posible presa mostrando una vez más su instinto de querer atraparlo.

Esta conclusión proviene de una investigación llevada a cabo en la selva del Amazonas en el que se llevó a estudio a un grupo de primates. Cuando los felinos salvajes aparecieron, los científicos pudieron constatar cómo comenzaron a hacer sonidos casi idénticos a los de los monos. "Los gatos son conocidos por su agilidad física, pero esta capacidad de manipulación vocal indica que su ingenio psicológico muy impactante", concluye el investigador Fabio Rohe, de la Sociedad para la Conservación de la Vida Salvaje. Un comportamiento instintivo que actúa como un acto reflejo de la mordida que haría en una caza, un movimiento anticipatorio.

Compartir: