May
28

¡Que tu gato no sufra con los petardos!


Cuando llega el verano las festividades se multiplican, comienzan los petardos y los fuegos artificiales, y debemos prepararnos para darles tranquilidad a nuestros gatos.

Los felinos tienen una gran sensibilidad auditiva y mueven las orejas hacia la fuente sonora. Por eso, a veces se detienen para localizar el origen de lo que escuchan. Dependiendo de lo acostumbrados que estén al ruido suelen reaccionar con mayor o menor estrés.

Estos días en que estamos próximos a la Verbena de San Juan, compartimos contigo algunos consejos para aliviar el estrés que pueden producir los petardos en tu gato:

Aclimatar al gato a los ruidos
La idea es crear un contra condicionamiento a las reacciones sonoras. Los días previos a la verbena puedes subir los ruidos de la casa mientras con tranquilidad le ofreces su juguete favorito. Comprenderá que la situación es normal.

Mantenerse tranquilos ante los ruidos
El gato percibe tus emociones y si ve intranquilidad la incorpora. Sigue la misma rutina y el gato no sumará estrés.

Cerrar puertas y ventanas
Es muy común que la primera reacción sea la de huir. Revisa puertas y ventanas para que el gato no pueda salir de casa y perderse ante un ambiente de abundante pirotecnia o hacerse daño.

Poner sonidos familiares
Por ejemplo, la música que siempre escuchas o enciende la tele. Si enmascaras el sonido de fuera tu gato lo agradecerá.

Revisar su zona de confort
Confirma que esté preparada con comida, agua, juguetes. Si se esconde en otro sitio, no te preocupes. Puede buscar huecos pequeños y oscuros no habituales que le den protección, déjalo allí hasta que todo pase.

Dar libertad de movimientos
Permítele a tu gato que se mueva por donde quiera y no le agobies más de lo que ya está. No es fácil para tu gato y debemos dejar que procese a su modo el ruido.

Evitar automedicarlo
Consulta a tu veterinario de referencia si el gato tiene reacciones fuera de lo normal.

Arroparlo si te lo pide
Si tu gato se acurruca a ti, cógelo y arrópalo. Si ante un petardo te mira, solo necesita de contacto visual, puedes devolverle un “bostezo” y continuar con tu tarea normal, sabrá que no pasa nada. Si en cambio se tumba sin buscar contacto no es necesario que lo consueles o abraces, esto puede aumentar su nivel de preocupación porque no te lo ha pedido.

Tú mejor que nadie conoces a tu gato y con algunos de estos consejos seguro que lograrás que su miedo a los petardos sea menor. Disfruta la Verbena y recuerda que eres fundamental para la salud de tu gato.

¡Si quieres estar al corriente de las últimas noticias relacionadas con nuestros amigos felinos, síguenos en Facebook y Twitter!

Compartir: