Dec
20

Regalos DIY para gatos

Los gatos no son muy caros de contentar, casi todo puede convertirse en un fantástico juguete para ellos: calcetines viejos, bolas de papel, cartones, una luz... Sólo necesitamos conocer a nuestro felino y reciclar a su medida. Siempre teniendo en cuenta que, por su naturaleza de depredador, nuestros gatos necesitarán juguetes que se muevan rápido, que escondan premios y que estimulen sus sentidos e inteligencia.



Compartimos 7 ideas para regalarle estas fiestas:

  1. Una caja de cartón: Podemos reciclar las cajas de nuestros regalos y convertirlo en un interesante puzle. Se trata de realizar agujeros de distintos tamaños en una de las caras de la caja. Luego se llena la cajita con algún juguete, pelota de papel o chuche y verás cómo disfrutará intentando sacar su premio de dentro de la cajita.
  1. Rollo de papel higiénico: ¿Se ha acabado el papel higiénico? ¡No tires el rollo y conviértelo en un juguete!  Tan fácil y sencillo como recortar en tiras cada uno de los dos extremos y doblegar las tiras hacia fuera. ¡Y a jugar!
  1. Varios rollos de papel higiénico o de cocina: Si conseguís acumular varios rollos de papel higiénico y de cocina, los podéis apilonar formando una pirámide (no hace falta que sea regular) y juntándolos con pegamento. Cuando tengas la estructura creada simplemente se trata de rellenar los huecos con pequeñas recompensas para que los peludos se pasen horas intentado conseguir sus premios.
  1. Calcetines o medias: ¿Un calcetín desparejado? Aprovéchalo y rellénalo con papeles y si tienes con un cascabel. Cierra el calcetín con una goma, átalo a un cordón y decóralo con alguna pluma. Tu gato seguro que no jugará solo y te necesitará para que le vayas tirando del cordón... ¡Como si fuera un ratón!
  1. Pelotas de ping-pong o tenis: Un pequeño agujero para pasar un cordón y añade tantas bolas como quieras. ¡Una serpiente de bolas de ping-pong será irresistible a los ojos de un gato que busca en todo momento movimientos rápidos!
  1. Corchos: Durante estas fiestas, aprovecha los tapones de corcho de las botellas: átalo un cordel y acompañarlo con alguna pluma y ¡a correr! 
  1. Papel de plata: Si sois un poco perezosos o no se os dan bien las manualidades, no sufráis. Uno de los juguetes DIY que triunfan más entre la comunidad gatuna es, ni más ni menos, que una pelota hecha de papel de plata. Simplemente hay una norma: que la bola sea de un tamaño suficientemente grande como para que no se la pueda tragar. 

En resumen, jugar con nuestros peludos es muy fácil y nada caro. Además, el juego es un termómetro del bienestar del gato, ya que el gato querrá jugar cuando todas sus otras necesidades estén cubiertas.

Y no solo eso, sino que además el juego nos aporta infinidad de beneficios, tanto a nosotros como a nuestra mascota. ¡Fortaleceremos nuestro vínculo, estimularemos su mente y su actividad física, y lo mejor de todo es que nos lo pasaremos en grande!

Recordad, los veterinarios recomiendan una dosis de 30 minutos de juego diarios con nuestros gatos. ¡A jugar!

Compartir: